Actividad física

Para mantener la salud son necesarios treinta minutos de actividad física moderada cinco días por semana. El sedentarismo aumenta el riesgo de sufrir diversas enfermedades y causa el 5,5% de la mortalidad en el mundo.

Conceptos

Para saber concretamente a qué nos referimos, hay que aclarar los conceptos siguientes:

  • Actividad física: es cualquier movimiento corporal, producido por la musculatura esquelética, que tiene como resultado un gasto energético por encima del metabolismo basal.

  • Ejercicio físico: es la actividad física planificada, estructurada y repetitiva que tiene por objetivo la mejora o mantenimiento de unos o más componentes de la forma física.

  • Forma física: es el nivel de energía y vitalidad que permite a las personas llevar a cabo las tareas diarias habituales, disfrutar del tiempo libre activo y afrontar las emergencias imprevistas sin fatiga excesiva, experimentando plenamente el gozo de vivir.


No hay un tipo de actividad física idónea para todo el mundo, cada uno puede encontrar el que más se adapte a sus necesidades. En algunos casos son actividades deportivas; en otros sumar diversas actividades de la vida diaria. Lo más importante es la constancia y la regularidad, para garantizar una buena forma física.

Efectos de la actividad física

Numerosos estudios han mostrado que practicar un mínimo treinta minutos de actividad física moderada cinco veces por semana reduce a la mitad el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y obesidad.

Practicar actividad física de manera habitual también disminuye el estrés, la ansiedad, la depresión y mejora la salud mental en general. La actividad física acumulada a lo largo del día e integrada en la rutina diaria es, por lo tanto, una herramienta de promoción de la salud y prevención y control de las enfermedades.

Además, la actividad física ayuda:

  • A sentirse mejor, con más energía, a relajarse, a dormir mejor y a tonificar los músculos.

  • A prevenir y tratar el exceso de peso porque regula el hambre y aumenta el número de calorías que se gastan cada día.

  • En el caso de los más jóvenes, a relacionarse con los otros y a crecer mejor, más alegres y más sanos.


En definitiva, hacer actividad física es cuidarse, porque todo el organismo sale beneficiado.