Consejos para un botiquín efectivo

Para poder actuar correctamente ante un accidente doméstico, hay que tener a punto el botiquín con el material que realmente es útil en caso de emergencia: medicamentos, material sanitario y el listado de los teléfonos de emergencia. También hay que prever la correcta reposición (conviene revisarla una vez al año) y el mantenimiento. Hace falta tenerla fuera del alcance de los niños, y protegida de la luz, el frío, el calor y la humedad para que el contenido se conserve en buen estado, por lo tanto no es adecuado tener el botiquín en la cocina o el baño.

En el botiquín, no se deben guardar los medicamentos sobrantes de un tratamiento. En vez de eso, se debe tener:

  • Aspirina y/o Ibuprofeno y/o paracetamol;

  • Algún producto para aliviar el escozor de las picaduras de insecto y también alguna crema para rebajar el dolor de las quemaduras (que aplicaremos en quemaduras superficiales donde sólo hay un enrojecimiento de la piel; nunca si hay ampollas o heridas abiertas);

  • Laxantes;

  • Termómetro (no se utilizarán termómetros de mercurio), y

  • Material de curas:

    1. gasas, vendas, esparadrapo, algodón, tiritas
    2. tijeras de punta redonda, pinzas pequeñas
    3. alcohol, agua oxigenada
    4. povidona yodada
  • Conviene también tener siempre una bolsa de hielo en el congelador para aplicar en caso de heridas con inflamación, picaduras de insectos, medusas. ...


En el botiquín NO tiene que haber:

  • medicamentos caducados

  • medicamentos que nos recetaron hace mucho tiempo

  • medicamentos en mal estado

  • soluciones extemporáneas: suspensiones extemporáneas y fórmulas magistrales

  • medicamentos sin prospecto ni envase original

  • fórmulas magistrales sin fecha de caducidad

  • colirios abiertos

  • termómetro que no funcione

  • tijeras y pinzas oxidadas